Implantes mamarios = Mayor autoestima

Poca confianza y la sensación de vulnerabilidad son las emociones más comunes en una mujer, cuando siente que el tamaño de sus mamas de alguna manera resta o perjudica su aspecto en general. Estos sentimientos definitivamente pueden aliviarse después de una exitosa cirugía de aumento de mamas. Si crees que lo que acabas de leer es muy superficial, pues no lo es en absoluto y sabes porque? Porque, según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el 48% de las mujeres que se someten a un aumento mamario suelen hacerlo por razones emocionales relacionadas a una baja autoestima.

El 48% de las mujeres que se someten a un aumento mamario suelen hacerlo por razones emocionales relacionadas a una baja autoestima.
El 48% de las mujeres que se someten a un aumento mamario suelen hacerlo por razones emocionales relacionadas a una baja autoestima.

Los implantes mamarios tienen mucho que ofrecernos a nosotras, las mujeres. Por supuesto que cualquier mujer puede mejorar su autoestima de muchas otras maneras o pensar que un implante jamás podría cambiar nuestra manera de percibir el mundo y el contexto que nos rodea. Pero el hecho de que un aumento mamario puede hacerte ver y pensar sobre ti misma, desde un enfoque más optimista, es irrefutable. Si tienes dudas de que puedas encontrar el implante perfecto para ti, entonces chequea ésto: la gama INSPIRA de Natrelle ofrece más de 300 opciones de implantes mamarios redondos, lisos y texturados de última generación. Una de éstas tantas opciones podría ayudarte a conseguir ese “plus” que deseas tener.

Sea por cuestiones físicas o emocionales, la cirugía puede ser determinante y significativa en la calidad de vida de una mujer, pues las mujeres que se han sometido a un aumento de mamas dicen experimentar mayor autoestima y confianza. Además suelen sentirse más a gusto para realizar actividades físicas y comprometerse a cuidar su físico, a realizar dieta sana y un estilo de vida más saludable!

Algunas lo describen como si les sucediera una suerte de “efecto dominó”, donde una vez que se percatan que el nuevo tamaño y forma de sus mamas es real, se ven espléndidas y no dudan de su belleza como solían hacerlo antes y hasta incluso, experimentan mejoras en sus habilidades sociales!